Features of Current Interest
Judy Collins, una de las fundadoras del ‘Ironman’, hace memorias del triatlón en Panamá

En 1992, mi esposo John y yo zarpamos de la bahía de San Diego, en Coronado, California, Estados Unidos. El objetivo era llegar a Escocia a través del Canal de Panamá. Hicimos el viaje en un velero, un Tayana '37, al que llamamos 'Primo' en honor a un patrocinador local de los eventos populares de atletismo que se realizaban en Hawaii en la década de 1970.
En 1974, en San Diego, nuestra familia había participado en el primer triatlón realizado en Estados Unidos. Un año después, nos mudamos a Hawaii, donde esta actividad no era conocida. Pronto nuestra afición por correr y nadar nos llevó a fundar, en 1978, el evento 'Hawaiian Iron Man Triathlon' en Honolulu en la isla de Oahu. En 1981, "Ironman" se mudó a Kona, en La Isla Grande de Hawaii.
Para 1992 navegamos al sur y al este de la costa de Estados Unidos. Nuestro entrenamiento de correr y nadar empezó a quedarse en el pasado.
Al Canal de Panamá llegamos un viernes de octubre de 1993 con los planes de seguir nuestra travesía hacia Escocia. No llegamos… Dieciocho año más tarde, 'Primo,' John y yo permanecemos en Panamá. En 1974 adquirimos la residencia permanente. En los años siguientes navegamos a San Blas, Cartagena, Florida y Bahamas. Nuestra casa era el Club de Yates del Canal de Panamá.
Aún tengo memorias vívidas de aquellos tres días en los que me enamoré de este país y, de cómo surgió la idea de que el triatlón y Panamá fueron hechos el uno para el otro.
Recuerdo cuando llegamos al club de yates de Cristóbal, en Colón, después de haber transitado el Canal. Detrás de los veleros las palmeras se movían al ritmo de la brisa tropical. La temperatura y la humedad eran como las de Hawaii. Mi cuerpo se sentía como en casa en el atlántico panameño. Le dije a John: quiero quedarme aquí. Me pregunté si mi cuerpo recordaría que había vivido cerca cuando era una niña y mi padre estaba estacionado en la base naval de Coco Solo.
Mi segundo recuerdo fue cuando anclamos en la Bahía Linton en el Parque Nacional de Portoblelo. Habíamos navegado costa arriba para asistir a una boda. Al llegar saltamos del bote para nadar en el agua limpia y ver los corales y peces. Entonces, los caminos, sin pavimento, eran perfectos para hacer ciclismo, correr y caminar. Había cerros en la costa, montañas para hacer senderismo y viejos fuertes para explorar. Mi primer pensamiento fue el de anclar a ‘Primo’ allí, con el fin de entrenar para el 'Ironman.'
John había completado el primer ‘Ironman’ en 1978, en el cual yo era un DNS (no inicio). Nuestro hijo Michael fue un finalista en la competencia de 1979, solo tenía 16 años. En 1988, nuestra hija Kristin, se convirtió en el primer miembro de la familia en finalizar un ‘Ironman’ en Kona. Mi turno había llegado y el Parque Nacional de Portobelo parecía el lugar perfecto para empezar a entrenar.

La tercera imagen que recuerdo de aquellos días es la vista desde la cima de una montaña que domina el valle de Nuevo Tonosí, en la costa atlántica de Panamá. Habíamos subido allí con un amigo para visitar su propiedad. Nuestro amigo mantenía sus caballos y sus gallinas en libertad en la cima de la montaña.
Fue una caminata gloriosa. ¡Qué lugar! Sentí mucho cariño por Panamá. Desde la cima pudimos ver la costa atlántica y la mayoría de los territorios del Parque Nacional. Cuando más tarde diseñamos el curso que seguiría el triatlón, nuestro nuevo amigo, el ingeniero Manny Berastengui, fue quien habló con los propietarios para obtener su consentimiento para que la ruta del triatlón atravesara sus potreros.
Poco después de esa excursión, compramos una propiedad encima de una colina en Juan Gallego, con vista a Isla Grande, el punto más septentrional de Panamá. Desde la estatua del Cristo Redentor, en el arrecife de la Isla Grande a Puerto Lindo, cerca de donde estaba anclado Primo, había 2.4 millas, la distancia de natación para el ‘Ironman’. Eran las mismas aguas tropicales en las que Cristóbal Colón había llegado en su cuarto viaje al Caribe.
Nos queríamos una propiedad que sirviera de campamento para entrenamiento para Kona, para nosotros y para los demás. ¡Qué bueno sería tener una casita donde quedarnos!
Para entonces, nuestra casa era nuestro velero, anclado cerca en la Bahía de Linton. Habíamos ido a muchos sitios donde se realizaban triatlones, pero esta geografía era una de las mejores que habíamos visto.
Entramos en una competencia en el Fuerte Clayton en Panamá (ahora Ciudad del Saber). Algunos de los atletas eran panameños. La mayoría eran militares estadounidenses que habían hecho triatlones en otros sitios. Sabíamos que los militares triatletas se irían en 1999. Queríamos diseñar una competencia de curso tropical, que nos ayudara a entrenar para participar en el aniversario número 20 del Ironman de Kona, Hawaii. Al tiempo que queríamos dar un impulso a este deporte en el país. Panamá nunca había sido representado en los Campeonatos mundiales en Kona. ¿Qué podíamos hacer para cambiar eso?
Donde vivíamos, en la costa atlántica de Panamá, era un lugar maravilloso. Esa parte de la Provincia de Colón, la Costa Arriba, es una zona rica en sitios históricos, aguas tropicales, plantas, animales e historia. Queríamos mostrarla a los panameños y turistas extranjeros. Sabíamos, por experiencia, que un triatlón internacional impulsaría la economía de una región. Hablamos de los beneficios turísticos con amigos y vecinos.
Trazamos un curso de ida y vuelta que empezaría en Isla Grande y finalizaría más allá de la ciudad de Portobelo, en Buenaventura. El "Spanish Main Triathlon" se llevaría a cabo dentro de los límites del Parque Nacional Portobelo.

Día “D”, el 6 de junio de 1998, fue la fecha en que se realizó nuestro primer triatlón. El check-in (inicio) y la zona de meta de nadar estaban por debajo del área de nuestra nueva propiedad en Juan Gallego. Contratamos pangas locales para llevar a los nadadores al inicio de la playa en Isla Grande. ¡Qué espectáculo ver a los participantes presentarse con su bicicleta brillante, listos para salir, vestidos de lycra, serios, entusiastas! La información sobre la ruta de ese año y los dos siguientes fue colorida y cambiante. Ese día logramos el entusiasmo de algunos voluntarios de la costa que apoyaron nuestro triatlón. Allí estaban la familia Allen, los Baitel, Manny Berastengui, Melissa Ravenal, Gae Speed and the Karate kids, y vecinos para alentar los triatlonistas.
Nuestros vecinos de Juan Gallego no solo nos ayudaron con el establecimiento del punto de partida sino que también nos ayudaron con la creación de nuestro correo electrónico e incluso eligieron el nombre. Esto me hace recordar que, en aquellos días de 1998, no había teléfonos celulares, los teléfonos públicos no eran fiables y teníamos acceso a internet a través de cibercafés.
La mayoría de los circuitos del ciclismo estaban compuestos por caminos sin pavimentar. Podíamos darles seguimiento a los atletas con la ayuda de amigos que eran operadores de radio aficionados. Los sistemas de GPS utilizados en el curso de la competencia eran imprecisos debido a razones de seguridad militar.
Habíamos diseñado un plan de 5 años para nuestro triatlón en Portobelo. Éste incluía una carrera de distancia Ironman. Esperábamos trabajar para lograr que ese objetivo se convirtiera en realidad. Queríamos contratar a un director para la competencia de Portobelo, pues nuestra intención era la de participar en los triatlones que organizáramos. Estos eventos nos servirían de entrenamiento. De esta manera, formamos una junta directiva voluntaria basada en el modelo del Ironman de Kona.
Rápidamente, el triatlón se convirtió en un deporte muy popular en Panamá. Ya existían ciclistas y corredores muy activos al igual que nadadores. Pronto, se formó una organización de triatlón. Las actividades iniciaron en Coronado, el pacífico panameño. Se puso en marcha un programa de triatlón para niños. El deporte despegó bajo los auspicios de una nueva organización, la Unión de Triatlón de Panamá (UTP).
Nuestra despedida a la contribución al triatlón en Panamá la hicimos para conmemorar el 500 aniversario de la llegada de Cristóbal Colón a América. El cuarto viaje de Colón al Nuevo Mundo fue en 1502. La Unión de Triatlón de Panamá y "los triatletas panameños" marcaron la ocasión con "Triatlón Cristóbal Colón 1502-2002" ...para "celebrar los 500 años de la llegada de Cristóbal Colón, a nuestras Costas ".
Este año, la Autoridad Panameña de Turismo promueve "Ironman 70.3 Panamá” que se celebrará el 12 de febrero de 2012.

En 1998 nos pusimos en contacto con el entonces Instituto Panameño de Turismo, con el fin de atraer su atención para que la actividad fuera promovida como un evento turístico. No hubo interés. Lo mismo ocurrió en Hawaii en 1978 y 1979.
Ese será un día especial para el turismo de deportes y marcará un nuevo hito en la historia del triatlón de Panamá. Lo mejor de todo es que los panameños participantes en el “Ironman 70.3” son hombres y mujeres que han completado una competencia "Ironman" y son participantes veteranos en el mundo internacional del triatlón.
Para obtener más información acerca de los eventos de triatlón en Panamá y "Ironman 70.3 Panamá", consulte www.triathlon.org.pa o www.ironman.com o http://tinyurl.com/6pheqrh.

Traducción: Tilcia Delgado

© Derechos Reservados 2011 John y Judy Collins, www.thiswastriathlon.org. Este material puede ser copiado total o parcialmente, pero deberá atribuirse a Judy y John Collins y hacerse vínculo a nuestro sitio web.
Historia en Panama